El mejor croissant del DF. He dicho.

cr8

Miércoles de no circula, caminata y pan delicioso.

Estoy segura de que hay muchas más cosas que se pueden hacer para reducir los niveles en contaminación en la ciudad de México, pero tengo que decir que no estoy del todo descontenta con el no circula. El primer día —el primerito— aquél del anuncio nocturno del que me enteré a la mañana siguiente (gracias a que el chat de padres de familia también tiene su lado bueno), me agarraron las prisas y lo primero que se me ocurrió fue pedir un Uber. Viajamos comodísimos, hojeamos revistas, tomamos agüita. Todo perfecto menos el precio de 71 pesos por solo 2.7 km recorridos de mi casa a la escuela. Claro, fue el primer día del no circula y la tarifa estaba alta. De cualquier manera, me dolió el codo. El siguiente miércoles, pensé: ok, nos levantamos más temprano y caminamos hasta que aparezca un taxi. A la tercera semana de contingencia, empezamos a dejar pasar voluntariamente varios taxis hasta Revolución y luego hasta Insurgentes. Para el cuarto miércoles, mis hijos propusieron prolongar la caminata hasta la escuela. No solo sobrevivimos sin problemas, además nos beneficiamos del ejercicio matutino y empezamos a descubrir cosas nuevas en un camino viejo pero invisible para la rutina automovilística. Desde detalles simples y divertidos como enormes raíces y grietas escalables en el pavimento, hasta algo que en particular llevaba un tiempo buscando: el mejor croissant de la ciudad.

cr3

cr6

cr7¿Por qué el mejor?

Hace algunos meses, propuse para una revista muy buena que tristemente desapareció (Frente, aun se puede visitar la versión digital aquí), un texto sobre la búsqueda del mejor croissant de la ciudad. El editor de la sección gastronómica (un conocido escritor de comida) bateó de inmediato mi idea. Me dijo que no iba para nada con el perfil de la revista pues ahí nada era lo mejor, nadie era experto y todo era rico. Aquí todo nos gusta, dijo insistentemente a manera de regaño. Me cayó un poco gordo (al principio, después hasta lo quise) pero a final de cuentas su postura me pareció respetable y auténtica (más sobre su filosofía en su imperdible columna semanal de crítica/no crítica de gastronómica click aquí). De cualquier manera, me quedé con ganas de hablar de croissants deliciosos y ahora que por fin de manera inesperada y —quien lo iba a decir— gracias al no circula, encontré mi favorito en Miguel Ángel de Quevedo y Tecoyotitla (en la recientemente abierta panadería Bakers), agradezco este espacio sin restricciones para gritarlo al mundo.

cr5

cr4Debo aclarar que probado una buena cantidad de croissants en esta ciudad (la mayoría en la zona Roma-Condesa) pero evidentemente no todos. Hay un boom de panaderías en el df y es complicado estar al día. Por supuesto, se aceptan comentarios, quejas y sugerencias. Para decir que precisamente este de Bakers es el mejor (lo cual no quiere decir que los demás sean malos) me guié primero por mi propio gusto y segundo, por los parámetros utilizados en mi escuela de panadería (The San Francisco Baking Institute) para calificar croissants. En todos sacó diez:

  1. Laminación. El interior de un croissant debe estar compuesto por capas perfectamente dibujadas de masa y mantequilla. Es importante tanto la porción entre ambos elementos como la consistencia de la masa: ni muy húmeda ni muy tensa.
  2. Sabor. La calidad de la mantequilla es determinante, si es buena se nota (también se nota en el precio pero vale la pena). El azúcar y la sal tienen una doble función, además de equilibrar el característico sabor ni dulce ni salado del croissant, el azúcar aporta caramelización mientras la sal regula la fermentación.
  3. Interior suave, exterior dorado y crujiente. Esto gracias a la caramelización descrita en el inciso anterior, al tiempo de fermentación y reposo final, y a una temperatura de cocción adecuada.

cr9

cr1Hay muchos otros panes buenos en Bakers, todos artesanales. Algunos con un poco de levadura otros sin como el pan de caja que también esta deli. Otro detalle que me gusta de esta panadería es el café porque es de Avellaneda, otro favorito mío orgullosamente sureño (como yo).

Bakers está en Miguel Ángel de Quevedo #50 Col. Chimalistac. Facebook. Instagram.

 

 

 

Un comentario en “El mejor croissant del DF. He dicho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s