Sobre pretzels, gustos musicales y buena suerte.

brezel3

Playlist recomendado para este post click aquí.

Llega un día en que la influencia de los padres sobre la cultura musical de los hijos se acaba, y por más que uno siga tratando de monopolizar las bocinas de la casa y en el coche, ellos empiezan a desarrollar gustos propios (por lo general completamente ajenos a los nuestros) y a exigir su lugar. Lo mejor del caso es que no solo logran imponerse sino que acaban abriéndonos un nuevo panorama musical.

Eso me pasó unos meses atrás de camino a la escuela, cuando Bruno y Mateo se unieron en mi contra y democráticamente consiguieron que quitara la Beatlemanía para sintonizar Radio Disney. No obstante mi resistencia inicial, al poco tiempo me encontré a mi misma tarareando canciones de Rhianna y Kanye West (a quien hasta hace poco solo identificaba como marido de Kim Kardashian y ni siquiera estaba segura de que fuera cantante o deportista).

Algo parecido me acaba de suceder con los pretzels suaves. Vamos, no es que sean algo nuevo yo sé (lejos de eso, me acabo de enterar que se calcula su origen en el año 610 A.C.), pero no es un tipo de pan que haya estado presente en mi historia alimenticia. De hecho, hasta hace unos días solo había probado la versión crujiente que venden en bolsa botanera en los súpers.

Bruno llevaba ya varios días haciendo uso de su nato poder de persuasión para convencerme de que le reprodujera un pretzel que probó no se dónde con su abuelo. Una vez entrada en el tema, me puse a googlear y descubrí cosas interesantes sobre los pretzels (o bretzels como se conocen en Alemania)…

Se dice que los inventó un monje italiano como premio a los niños por aprenderse sus rezos, que la forma simboliza unas manos en oración y los tres agujeros que se forman entre ellas corresponden a la santísima trinidad. La primera imagen de su existencia es una ilustración contenida en el manuscrito alsaciano del Jardín de las Delicias (1167 – 1185 D.C). Se hicieron muy populares en todo Europa durante la Edad Media como símbolo de prosperidad, buena fortuna y espiritualidad. Durante el siglo XVII en Suiza se utilizaron también como símbolo de amor duradero en los matrimonios reales (de ahí la frase atar el nudo o tying the knot en inglés) y en Alemania (el país mayormente relacionado con los pretzels hoy en día) como amuleto de buena fortuna para las fiestas de Año Nuevo (hoy sobretodo muy populares durante el Oktoberfest). A Estados Unidos se dice que llegaron junto con el Mayflower y en México, aunque no son por completo desconocidos, lograron mucho más popularidad hasta hace poco (en especial, la versión suave) a partir de la proliferación de los foodtrucks.

 

brezel11brezel1

Pretzels suaves (Para 8 pretzels)

Ingredientes:

  • 3 tazas de harina
  • 2 cucharaditas de levadura
  • 1 ¼ taza de agua tibia
  • 1 ½ cucharaditas de sal
  • 1 cucharada de azúcar mascabada
  • ¼ de taza de bicarbonato de sodio
  • 1 huevo + una cucharada de agua para barnizar
  • Sal de grano para espolvorear

Preparación:

  • Lo ideal es usar una batidora de pedestal (o de mano) con el aditamento de gancho pero también se pueden usar las manos.
  • Se mezclan la harina, la levadura, la sal y el azúcar. Se revuelven bien y se agrega el agua de poco a poco hasta hacer una bola de masa (a veces no es necesario agregar toda el agua, por eso es recomendable mezclara de poco a poco).
  • Se amasa hasta que la mezcla se vuelve elástica y ya no se pega. Se tapa y se deja reposar como hora y media o hasta que la masa haya incrementado su tamaño al doble.
  • Se precalienta el horno a 250 grados.
  • Se enharina la superficie de una mesa y se divide la masa en 8 partes iguales (lo más posible).
  • Se forman unas tiras largas con las manos y se enrollan en forma de pretzel como se indica en las imágenes abajo.
  • Se engrasa un molde con un poco de aceite o se cubre con papel encerado.
  • Se hierve un litro y medio de agua en una olla mediana con el cuarto de taza de bocarbonato de sodio. Se baja la flama y se sumergen los pretzels durante medio minuto de cada lado.
  • Se colocan los pretzels en la charola y se barnizan con la mezcla de huevo y agua. Se espolvorean con la sal de grano y se meten al horno durante 25 minutos o hasta que los pretzels estén doraditos.

 

brezel10brezel8

Los pretzels pueden comer solos, con mostaza, cátsup y/o acompañados de un par de salchichas alemanas y una cerveza (versión adultos).

 

brezel4

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s