No es una focaccia, es un pletzel.

plet2

Aunque de nombre se parece un pretzel, de vista a una focaccia y de sabor a un bagel de cebolla, el pleztel es un riquísimo pan plano de origen judío con historia y personalidad propia. Según Joan Nathan —autoridad en temas de cocina judía en EU—, en Polonia existieron hasta 18 versiones diferentes de este pan, siendo el tzibele pletzel (este de cebolla), el más popular.

Algunas familias lo preparan para celebrar el Yom Kippur. Antes era muy común encontrarlo en delis con el nombre de “cuadro de cebolla”. Por alguna inexplicable y triste razón, el pleztel fue desapareciendo y ya solo se consigue en pocos lugares. La buena noticia es que parece que está empezando a tener un revival. Confío en que una vez que lo prueben, tampoco querrán dejarlo morir.

Esta receta está adaptada de la que viene en el libro Modern Jewish Cooking, Recipes & Customs for Today’s Kitchen (si pueden cómprenlo, recomendadísimo).

plet4

Ingredientes:

  • 2 cucharaditas de levadura en polvo
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 taza de agua tibia
  • 4 tazas de harina
  • 1 cucharadita de sal
  • ¼ de taza de aceite vegetal
  • 1 cebolla (blanca, amarilla o morada, la que prefieran)
  • 1 huevo batido para barnizar
  • 1 cucharada de semillas de girasol (yo las sustituí por chía)

*Para hornear se usa una charola o molde rectangular de aproximadamente 15x28cm. Si la base es un poco más chica, el resultado va a ser una pletzel más gordita como la focaccia. La elección es al gusto.

plet1

Preparación:

  • Mezclen los ingredientes secos primero: la harina, la azúcar la sal y la levadura. Luego agreguen el aceite y el agua poco a poco hasta obtener una masa bien mezclada pero no demasiado húmeda. Es importante que no agreguen toda el agua de golpe, ya que a veces no es necesario usarla toda.
  • Transfieran la masa a un recipiente engrasado, tápenlo y déjenlo reposar hasta que duplique su tamaño (mínimo una hora) o de preferencia, toda la noche a temperatura ambiente.
  • Calienten un poco de aceite en un sartén y frían la cebolla rebanada a fuego medio hasta que esté suave, transparente y levemente dorada (no es necesario dorarla mucho ya que después la van a hornear con el pan). Agreguen sal y dejen enfriar a un lado.
  • Precalienten el horno a 220ºC. Engrasen la charola, coloquen la masa encima y estírenla hasta cubrir la superficie. Dejen reposar la masa 15 minutos más cubierta con un trapo o papel auto-adherente.
  • Barnicen la superficie de la masa, agreguen la cebolla y espolvoreen con las semillas de amapola. Metan al horno durante 25 minutos o hasta que esté dorada por encima.

Este pan se puede comer queso filadelfia y salmón, o con este maravilloso plato judío de higaditos de pollo… La receta completa en este link.

hig9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s