Cinco días, cinco ensaladas. 2a parte.

LUNES: ENSALADA DE MERCADITO

mercadito2_w

En el tema de las compras de comida soy un poco obsesiva. Voy, hasta a ocho lugares distintos dependiendo lo que vaya a comprar. A veces, más de una vez al mes por lugar. Se puede decir que en promedio, dedico entre 3 y 5 horas semanales a esta actividad.

La razón no es porque compre grandes volúmenes de comida, sino que mi cerebro aloja una suerte de gps virtual —que neuróticamente sigo al pie de la letra (como uber al waze)— con las ubicaciones específicas de los productos que busco, los que prefiero y sus precios: aceite de oliva de batalla, en el costco; frutas y verduras básicas, en la comer; frutas y verduras especiales, en mercados; abarrotes a granel, en la central de abastos; orientales, en súper kise o uri; carne en La Universal, y así sucesivamente.

Los fines de semana los dedico por lo general a visitar los mercaditos de productores orgánicos locales (hay unos cuantos en la ciudad: mercado El 100, Foro Tianguis Alternativo, Mercado Alternativo de Tlalpan, Tianguis Alternativo Bosque de Agua). Ahí es donde compro el café, la miel, la trucha, el huevo y algunas hortalizas.

mercadito-5

mercadito-4

Con las hortalizas trato de variarle. Juego a encontrar algún vegetal perfecto para convertirlo en protagonista de una ensalada y lo complemento con ingredientes secundarios. Me gusta probar cosas nuevas (siempre hay alguna novedad) pero a veces también vuelvo a los clásicos que ya nunca faltan mi bolsita ecológica.

Esta semana volví, como muchas otras, a los jitomates criollos. Los más bellos, imperfectos y jugosos vegetales que se pueden encontrar en un tianguis alternativo. La manera más rica de comerlos (aunque van bien con mil cosas) es solitos, en rebanadas, con limón, sal de mar, pimienta y aceite de oliva. En esta ocasión, me dejé llevar casi inconscientemente por la paleta veraniega de tonos rojizos, amarillentos y verdosos que presentan estos descoloridos vegetales en su arrugada y deforme superficie.

*Elegí el lunes para esta ensalada porque los productos orgánicos hay que comerlos lo más frescos posible.

Usé:

Jitomates criollos, brócoli, flores comestibles, espinaca bebé, lechuga sangría y piñones tostados.

Aderezo:

½ taza de aceite de oliva, ¼ taza de vinagre balsámico, ¼ taza de jugo de limón, 2 cucharadas de miel de abeja, sal y pimienta.

*Comparto el crédito de esta ensalada y la siguiente (mañana) con mi cuñado ernam0. Él escogió la mayoría de los vegetales, yo solo los acomodé en dos ensaladas distintas y preparé los aderezos.

mercadito_w

Un comentario en “Cinco días, cinco ensaladas. 2a parte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s