Cinco días, cinco ensaladas. 2a parte

DE CHAYOTES, AGUACATE, TORONJA Y PARMESANO.

chayote1Hay ingredientes que tendemos a subestimar. Ingredientes que comemos desde niños, que nos gustan. Que incluso con solo olerlos, viene a nuestra mente el recuerdo de un apapachador plato familiar, pero que por alguna extraña razón conocemos solo una o dos maneras de usarlos. Creemos que así están bien, nos apegamos a la recetas familiares con incuestionable convencimiento. Nos cuesta trabajo imaginarlos de otra manera, no les damos chance de sorprendernos.

Así me pasaba con el chayote. Es un vegetal buenísimo: dulce-salado, jugoso. Se parece a muchos vegetales y a ninguno. De físico, podría pariente de las peras (pero con el premio de un hueso comestible al interior); de sabor, podría ser el resultado de un trío entre un pepino, un melón y una calabaza. Tiene cosas buenas de los tres pero al mismo tiempo es un vegetal propio, con sabor auténtico.

En mi casa los chayotes se comían seguido y me encantaban. Se preparaban solo de dos maneras: solitos, cocidos, calientitos con mantequilla y sal, o fríos con vinagreta y si acaso unas rebanadas de cebolla. Aquí va algo nuevo que se me ocurrió hacer con ellos…

chayote3

Usé:

Chayote, aguacate, cebolla morada, toronja, parmesano.

El aderezo:

¼ taza de limón, ¼ taza de aceite de oliva, queso, pimienta molida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s