Dos semanas. El corazón quiere lo que el corazón quiere: phở.

Hace dos semanas recibí en el correo un paquete de un remitente misterioso. Venía en una cajita rectangular de cartón corrugado. Bruno gritó: ¡Es una nintendo swtich! (pobre, nunca pierde las esperanzas). Yo en cambio, estaba segura de que era un libro de cocina porque solo los remitentes misteriosos que conocen bien a las personas,… Seguir leyendo Dos semanas. El corazón quiere lo que el corazón quiere: phở.